La regla general para obtener la ciudadanía española por residencia es que la persona extranjera lleve diez años viviendo en España legalmente de forma continuada en el momento que tramita la solicitud.

    Todo ello sin perjuicio de que el periodo de residencia exigido por regla general disminuya en cinco, dos o un año en los siguientes casos:

    Cinco años: Las personas extranjeras que tengan la condición de refugiado pueden obtener la nacionalidad española si acreditan que llevan residiendo en España cinco años ininterrumpidos antes de la solicitud.

    Dos años: Solamente necesitan dos años de residencia legal continuada en España para conseguir la nacionalidad española, las personas de origen sefardí y las procedentes de los siguientes países: Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal, Países Iberoamericanos

    Un año: Pueden tramitar la nacionalidad española quienes lleven un año viviendo en España legalmente antes de tramitar la solicitud y pertenezcan a alguno de los siguientes colectivos:

    – Quienes hayan nacido en España

    – Quienes no ejercieron su derecho a pedir la nacionalidad española por opción

    – Las personas que hayan estado tutelados durante dos años por un español o por una institución española

    – Quién esté casado con un español, lleve al menos un año y no se haya separado o sea pareja de hecho

    – Los viudos de un español si en el momento del fallecimiento no estaban separados

    – Las personas que no hayan nacido en España ni tampoco sus padres o abuelos si todos ellos hayan sido españoles de origen.

    Sin embargo, lo más complicado a la hora de tramitar la nacionalidad es precisamente coordinar todos los documentos para que estén en su fecha, ya que a veces vencen antes de poder tenerlos todos. Por eso, es muy importante conocer cuáles son estos documentos y dónde deben pedirse.

    Documentos que han de acompañar a la solicitud de mayores de edad en todo caso:

    – Modelo de solicitud normalizado. En caso de presentación en sede electrónica se sustituirá por el formulario on-line

    – Tarjeta de Identidad de extranjero. Tarjeta de Familiar de ciudadano de la Unión Europea o Certificado del Registro Central de Extranjeros o del Registro de ciudadano de la Unión.

    – Pasaporte completo y en vigor del país de origen.

    – Certificación de nacimiento del interesado, debidamente traducido y legalizado.

    – Certificado de antecedentes penales de su país de origen, traducido y legalizado, de acuerdo con los Convenios internacionales existentes o certificado consular de conducta expedido sobre la base de consulta a las autoridades competentes del país de origen

    – Certificado de matrimonio si el solicitante está casado.

    – Justificante del pago de la tasa

    – Certificado de antecedentes penales del Registro Central de penados. Puede sustituirse por la autorización de consulta al Ministerio de Justicia consignada en el modelo de solicitud

    – Certificado de empadronamiento. Puede sustituirse por la autorización de consulta al Ministerio de Justicia consignada en el modelo de solicitud

    – Diplomas del Instituto Cervantes de la prueba de conocimientos constitucionales y socioculturales (CCSE) y la prueba de conocimiento del idioma español (DELE). Puede sustituirse por la autorización de consulta al Ministerio de Justicia consignada en el modelo de solicitud. En el caso de personas nacionales de un país en el que el castellano sea lengua oficial, exentas de la realización del examen DELE conforme al Reglamento de nacionalidad por residencia, pasaporte en vigor o certificado de nacionalidad que acredite la exención.

    No obstante, cada caso concreto tiene sus peculiaridades. En Guillamón & Martín-Gil Abogados le aconsejamos sobre la vía más rápida para obtener la nacionalidad española y le ayudamos a tramitar su solicitud.