La pensión de viudedad está reconocida en el artículo 219 de la Ley General de la Seguridad Social y es de carácter vitalicio. La podrá percibir el cónyuge superviviente de las personas a las que se refiere el artículo 217.1 de la misma normativa.

    El artículo 174 de la Ley General de la Seguridad Social delimita las vías para acceder a la pensión de viudedad: Ser cónyuge superviviente del causante o pareja de hecho. Pero también los separados judicialmente o divorciados pueden llegar a ser beneficiarios de una pensión de viudedad. Principalmente, se distinguen dos situaciones:

    1.- Divorciados y separados a partir de 2013, pueden ser beneficiarios siempre que se cumplan los siguientes requisitos (art. 220 LSS):

    • Que no hubieran contraído nuevo matrimonio o constituido una pareja de hecho. Se exige que se hubieren mantenido en el estado civil de separados o divorciados desde la fijación de la pensión compensatoria hasta el fallecimiento del causante.
    • Que el solicitante de la pensión de viudedad, separado o divorciado del fallecido, figure como beneficiario de una pensión compensatoria en la correspondiente sentencia.
    • Que el derecho al cobro de la pensión compensatoria no se haya extinguido por alguna de las causas establecidas en el art. 101 CC o por su temporalidad.

    Por tanto, es requisito indispensable que el solicitante de la pensión de viudedad, separado judicialmente o divorciado del fallecido, figure como beneficiario de la pensión compensatoria a que se refiere el art. 97 CC en la correspondiente sentencia, es decir que la pensión de viudedad se subordina en estos casos a la existencia anterior de pensión compensatoria para el caso de parejas separadas judicialmente o divorciadas.

    La principal excepción legal es el caso de las mujeres víctimas de violencia de género, y así la Ley General de la Seguridad Social señala que, en todo caso, tienen derecho a la pensión de viudedad aun no siendo acreedoras de pensión compensatoria.

    2.- Divorciados y separados antes del 1 de enero del año 2013:

    Antes de enero de 2013 la separación judicial o divorcio sea anterior al uno de enero de 2008, el reconocimiento del derecho a la pensión no quedaba condicionado a que la persona divorciada o separada judicialmente sea acreedora de pensión compensatoria, pero se tenían que dar los siguientes requisitos:

    • Entre la fecha del divorcio o separación judicial y la fecha del fallecimiento del causante, no hayan transcurrido más de diez años.
    • El vínculo matrimonial haya tenido una duración mínima de diez años.
    • Además, se deberá cumplir alguna de las condiciones siguientes: o la existencia de hijos comunes del matrimonio; o que el beneficiario tenga una edad superior a los 50 años en la fecha del fallecimiento del causante.

    En ambos casos, cuando concurren varios beneficiarios, la pensión de viudedad ha de ser repartida íntegramente entre ellos, proporcionalmente al tiempo vivido por cada uno de ellos con el causante, garantizándose, en todo caso, el 40 por ciento a favor del cónyuge superviviente. Si no hay más posibles beneficiarios, le corresponderá el importe íntegro.