Los partidos políticos sellaron el pasado mes de julio un acuerdo histórico contra la violencia de género que busca que las mujeres y sus hijos estén protegidas en todo momento, incluso desde que su médico de cabecera identifique el más mínimo indicio de maltrato.

    En la sesión de este jueves en el Congreso de los Diputados el Pleno ha debatido el acuerdo de la Comisión de Igualdad en relación al informe de la Subcomisión para un Pacto de Estado en Materia de Violencia de Género, en el que se proponen medidas en los ámbitos institucional, educativo, laboral, judicial, de asistencia y de visibilización para acabar con esta lacra. El compromiso económico global destinado a desarrollar el pacto supone un incremento de mil millones de euros durante los próximos cinco años. Finalmente este informe ha sido aprobado por el Pleno del Congreso, con la incorporación de seis votos particulares de Unidos Podemos-En Común Podem-En Marea y uno acordado por todos los grupos parlamentarios al texto elaborado en julio por la Comisión de Igualdad.

    Entre las líneas de trabajo en las que se centra el acuerdo se encuentran la sensibilización y prevención; la mejora de la respuesta institucional; el perfeccionamiento de la asistencia, la ayuda y protección a las víctimas, asistencia y protección de las menores; el impulso de la formación de los distintos agentes; el seguimiento estadístico; las recomendaciones a las administraciones públicas y otras instituciones; la visualización y atención de otras formas de violencia contra las mujeres; el compromiso económico y el seguimiento del pacto.

    Con estre pacto se pretende acabar con una de las mayores lacras de este país, cuyos datos cada años son peores y clamaba desde hace tiempo por un acuerdo politico que implicase a toda la sociedad y administraciones públicas.